Visita al museo de Ciencias de Barcelona

El viernes día 15 fuimos a Barcelona para visitar el museo de las Ciencias de Barcelona. El museo está situado en la colina del Tibidabo. Se entra por el último piso del edificio, que está rodeado de cristaleras y permite ver una buena panorámica. La sala del museo está en la primera planta, por lo que tuvimos que descender cinco pisos por una rampa en espiral en cuyo centro había un tronco de árbol muy alto, que nos acompañó hasta abajo, donde quedaban a la vista sus enormes raíces. La sala es muy grande, y con un orden poco convencional: los animales conviven con los meteoritos, con la mecánica y la óptica; el ADN está junto al modelo cinético de la materia. Al mirar hacia arriba se puede contemplar el muro geológico, que comunica con una exposición sobre los números. Nos esperaban junto al péndulo de Foucault.. Vimos cómo el péndulo tiraba una barra (después de varios intentos) y comenzamos el itinerario a través de la Historia de la materia. Los destellos de la cámara de detector de partículas nos demostraban la existencia de partículas elementales de la materia. El meteorito representaba la materia inerte y el cubo lleno de láminas escritas con la información genética de una bacteria nos introdujo en la materia viva. Los peces híbridos que respiraban fuera y dentro del agua nos hablaban de la evolución. Nos sorprendimos al conocer que el pulpo tiene inteligencia alternativa y, finalmente, vimos reproducciones de nuestros parientes y antepasados. En el bosque inundado pudimos ver la fauna y flora del Amazonas. Hacía calor y había mucha humedad, se oía cantar a los pájaros, los peces eran enormes. Los dispositivos de Física eran muy entretenidos. Eso sí, los numerosos niños que correteaban por allí no siempre te dejaban manipular el montaje. La comida al aire libre en la plaza de las Ciencias fue muy agradable, el día no podía ser mejor, sol y buen tiempo. El planetario nos ilustró sobre las estrellas y el movimiento de los planetas, pero también nos recordó que habíamos madrugado mucho y alguno/a echó la cabezadita de después de comer. Después, un paseo por las ramblas y por el puerto para estirar las piernas y hacer esas compras que podrías haber hecho en Zaragoza, pero en Barcelona mola más. Fue un viaje muy agradable y todos disfrutamos el día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: