Más sobre el viaje a Madrid

invierno2013 051 (2)LA CIUDAD DE LO IMPOSIBLE

A través de las ventanas no se divisaba otra cosa que un montón de ojos impresionados, sonrisas llenas de ilusión y decenas de comentarios sobre la emoción que sentíamos en aquellos primeros momentos. Todo a causa del lugar en el que nos estábamos adentrando: era la Puerta de Alcalá, La Cibeles o todos esos edificios que todos, o al menos muchos tan solo habíamos visto en la televisión. Estábamos en la famosa capital así que no perdimos ni un segundo en indagar y descubrir en ella. La primera visita que hicimos fue a un lugar donde había claramente dos caras. Fuera: una gran masa de gente corriente, con pancartas y objetos en forma de protesta. No tenían ni trajes ni mucho maquillaje ni tampoco parecía que cobraran un gran sueldo, pero de lo que estaban repletos era de otras cosas más importantes: indignación, cabreo y espíritu reivindicativo. Sin embargo  dentro pudimos ver a personas con traje, guardaespaldas, o móviles de última generación, pero se les había olvidado lo esencial: el respeto, compromiso y lealtad hacia los ciudadanos españoles, aquello era increíble, eran los políticos que nos representan, y  la mayoría parecían estar sordos a los gritos de los de fuera y  también a los de los que estaban  dentro. Se estaba hablando de dos temas muy polémicos y además uno con gran relevancia en la actualidad: Los desahucios y los toros, pero daba igual, en aquel lugar reinaba la indiferencia, lugar por cierto, donde muchos de nosotros fuimos cacheados, y mi compañera y yo en concreto, asistimos de público sin camiseta ya que en ella se encontraba un mensaje  sobre la defensa de la educación pública, claro, las reivindicaciones de la plebe no les interesan, ni si quiera quieren verlas, muchos escudos de España, y bien grandes, mucha policía y mucho político avergonzante, pero camisetas como las nuestras no, por supuesto. Allí también tuvimos la suerte de coincidir con Ada Colau, clara defensora de los derechos humanos y máxima representanta en contra de los desahucios en la actualidad, a quien echaron del Congreso por gritar, debería echar a los que callan y no aportan soluciones y no a gente como esta.

Seguidamente fuimos a visitar el museo del Prado, donde a mi profesor no se le permitió explicarnos ni una obra, ni siquiera en los lugares donde no se encontraba nadie. Aun así, pudo hacer algún comentario sobre las que estábamos estudiando en clase. Allí, por cierto, nos encontramos con el dueño del banco central Europeo, Mario… No recuerdo su apellido, no me interesé mucho en él la verdad, pero se le diferenciaba del resto por el aspecto encorbatado  y el gran peloteo que le rodeaba. Por la noche asistimos como público al programa El Intermedio, sitio en el que también tuve que ocultar mi camiseta de los recortes. La Sexta, y más en concreto este programa, quienes critican y se ríen de las ideas dictatoriales e intolerantes de la derecha, y tanto se las dan de rojos e izquierdistas, así como de defender la libertad… Creo que ese día, al menos la de expresión de la dejaron en casa. Hipocresía todo.

Al día siguiente visitamos el museo Reina Sofía donde quizá al poseer un poco menos de prestigio sí nos dejaron hablar y comentar sus obras. Al acabar, fuimos a visitar la ciudad madrileña, donde nos encontramos con una serie de manifestantes a favor de la III República, como dejaba ver su pancarta y su bandera, mientras se dirigían a Sepúlveda, el ex marido de la ex ministra Ana Mato, a quien le gritaban algunos calificativos. Digo calificativos, que no insultos, porque ‘ladrón’ por ejemplo, es algo que lo define y no que lo insulta. Le intentaron alcanzar también con la bandera tricolor. Y a pesar de todo esto, este hombre seguía paseando delante de las cámaras con una sonrisa de superioridad y despreocupación repugnante. Al salir de allí ya pudimos pasear y descubrir la ciudad a plena luz del día. Madrid siempre me había parecido la ciudad de lo posible, pues podías acceder al Congreso de los Diputados, ir a las televisiones, participar en concursos, ver a las figuras más importantes del país… Estabas más cerca de la realidad, pero la realidad en cambio era otra: no podías manifestarte sin represión, no podías opinar, ni hablar, ni aplaudir, tampoco vi a nadie de gran importancia, y si los vi no los conocía. Lo que sí pude observar fue una gran cantidad de indigentes y de gente buscándose la vida por la calle. Para nosotros los turistas, o al menos para mí hay que reconocer que fue una experiencia excepcional  y enriquecedora, pues a pesar de que quizá su cielo no tenía muchas estrellas; la magia que se encontraba en sus calles, bajo nuestros pies, tampoco la había visto en ningún otro lugar. Lo que significa que hace falta una limpieza de mentalidades y expectativas ya.  Así que después de haber pasado esos dos días en el corazón de España, me fui pensando si las gentes de aquel lugar, a causa del exceso consumismo, contaminación, temas económicos… se habían quedado precisamente sin eso, sin corazón.

Patricia Organero 2ºBachillerato. IES Benjamín Jarnés (Fuentes de Ebro)

invierno2013 052

Madrid. ¿A qué suena esta palabra? Urbe, avenidas comerciales, tráfico, museos, turistas, Puerta del Sol, Cibeles, políticos, industria, televisión, famosos, punto neurálgico. Sí, en eso se resume. Madrid es el centro neurálgico de España. Nunca me había imaginado que la actividad fuese tan febril aunque de sobras sepamos que allí se localizan la mayoría de las instituciones que a la sociedad, la economía, la política y la cultura española conciernen. Y es que en dos días tuve posibilidad de haber salido cuatro veces en la tele, aunque podría haber aparecido muchas más porque los periodistas corrían por las calles a la caza de la presa constantemente. Lo que parecía sonar tan bien en un principio ya no parece tan positivo, ¿verdad? No, porque lo que perseguían las cámaras y los micrófonos no era a un cocinero y su receta, ni a un activista y su ONG, ni a un médico y su investigación en la cura del cáncer, ni a un hombre de a pie y su denuncia. Lo que los focos iluminaban era a personalidades ‘‘responsables’’ de nuestro dinero, ‘‘encargados’’ de que España funcione y que cumpla sus objetivos, de que se mantenga como una Nación ejemplar. A todo esto, el modelo a seguir por los políticos en el Congreso es “admirable”, en aquel pasado martes, mientras uno trataba de defender su tesis los demás  se organizaban en grupos para conversar cual parranda tabernera o directamente abandonaban el hemiciclo porque se daban cuenta de que tenían algo más importante que hacer que estar allí escuchando. Como todas las leyes se promulguen así, no sabrán ni lo que votan. Así se ‘‘encargan’’ de que España funcione. Me atraían tantos medios de comunicación cuando yo, en mi ciudad, me emociono sólo de ver pasar la furgoneta de la televisión autonómica por el pueblo una vez al mes. Pero si va a hacerlo para devorar a preguntas a ese culpable que las esquiva con indiferencia e ignorar al ciudadano que va detrás colmándolo de los atributos que merece, entonces prefiero permanecer fuera de la panorámica del objetivo.

Vi muchas manifestaciones en distintos lugares en muy poco tiempo y a muchos policías para contener a pocas personas: ‘Stop Desahucios’, ‘Por la III República’…  ¿Han pensado que si las cosas funcionasen como deben nadie tendría por qué manifestarse contra nada o a favor de un cambio en el sistema? Piénsenlo señores dirigentes, escuchen al pueblo.

Esther Martín. Alumna de 2º Bachillerato. IES Benjamín Jarnés (Fuentes de Ebro)

Anuncios

2 comentarios to “Más sobre el viaje a Madrid”

  1. Como siempre , excelente. Enhorabuena Esther

  2. Muy bien Patricia. Arriba ese ojo crítico y espíritu reflexivo que tienes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: